A password will be e-mailed to you.

Tarapoto: ¿regidor homofóbico?

Regidor Gabriel Alejandría Castro afirma que la bandera LGTBI “jamás va representar el derecho de todos y de las mayorías”. El comentario que demuestra intolerancia por parte de la autoridad, lo hizo en referencia a la bandera que colgaron en el frontis de la Municipalidad.

  29 de junio 2017


Redacción:
Edgar Alarcón 

El 28 de junio de cada año la comunidad de  lesbianas, gays, bisexuales y las personas transgénero e intersexual, celebran el Día Internacional del Orgullo LGBTI, recordando las primeras marchas de hace 48 años, en donde salían a las calles a reclamar sus derechos.

En la actualidad cada vez existen más autoridades, funcionarios, colectivos y líderes sociales,  que luchan de la mano con la población LGTBI, para logar el reconocimiento y la reivindicación de sus derechos.

También existe un sector de la población, entre ellos algunas autoridades que haciendo uso de su derecho a la libre expresión, incitan a la exclusión y a la discriminación, y en casos extremos a la violencia.

Hoy la municipalidad provincial de San Martín colgó en su frontis la bandera de colores rojo, naranja, amarillo, verde, turquesa, azul y violeta, como símbolo de reconocimiento y respeto a los derechos de la comunidad LGTBI, el cual recibió muchas felicitaciones en las redes sociales, y también duras críticas.

A estas críticas se sumó el regidor Gabriel Alejandría Castro, quien usó el Facebook para comentar lo siguiente:

“Quiero ser claro con mi amigo Lucas Felizardo (Regidor Manuel Nieves). Nadie discrimina a nadie, pero la tolerancia tiene su límite, y es cuando empieza el derecho de los demás, y más aún cuando utilizas un bien público para tus intereses personales, y lo más grave, cuando eres autoridad. Perdón, pero esa bandera jamás va representar el derecho de todos y de las mayorías; y como te lo dije, cuelga lo que quieras, pero en tu casa”.

Cuando este diario le preguntó al regidor Alejandría Castro, si es malo o irregular el hecho de colgar la bandera LGTBI en el frontis de la municipalidad, respondió: “desde luego. Defiende tus ideas en las calles, pon tus propagandas en tu casa o alquila las paredes que desees, pero no uses un bien del Estado”.

¿A quién o en qué sentido perjudica una bandera colgada?

Le volvimos a preguntar al regidor por qué está mal o por qué es irregular el hecho de colgar la bandera LGTBI al frontis de la municipalidad, pero la autoridad no supo responder, solo se limitó decir: “a buen entendedor pocas palabras”.

Frente a este comentario su colega y activista de los derechos de la comunidad LGTBI Manuel Nieves, dijo: “Me parece válida su posición. Es respetable, pero su posición induce al insulto”.

Asimismo, añadió que la bandera LGTBI fue colgada en referencia a la Ordenanza municipal que prohíbe la discriminación en toda la provincia.

“Lo hice sin ninguna mala intención. No me hago problemas, por eso soy activistas, dijo el regidor Manuel Nieves.

En esa línea el abogado y activista Alex García, respondió al regidor Alejandría Castro:

“No entiendo cuál es el problema. Es una acción importante que visibiliza derechos de ciudadanas y ciudadanos, no se está imponiendo, ni haciendo apología de nada, sólo se hace apología al terrorismo. Estas fechas emblemáticas de colectivos debe ser tomada en cuenta por el gobierno local para adoptar acciones para todas y todos los ciudadanos y ciudadanas que defiendan derechos fundamentales como (niños, ancianos, mujeres, comunidades campesinas entre otros), al no existir una reglamentación en el tema, pues deben hacerlo y visibilizar para todas y todos. Hasta de con mis hijos no te metas como sugiere líneas arriba. Sean felices, es solo un símbolo que promueve derechos de ciudadanos y ciudadanas”.

Finalmente, cuando se le preguntó al regidor Alejandría Castro si pertenece a alguna religión dijo que “a ninguno”. Le preguntamos si está seguro, a lo que  respondió: “no asisto a ninguna denominación, pero mi formación es cristiana”.

Sin duda, el comentario hecho por el abogado y regidor Gabriel Alejandría Castro, demuestra poca tolerancia hacia una comunidad que busca reivindicar sus derechos. Una actitud que alimenta la discriminación y odio hacia la comunidad gay.

Definitivamente la bandera de colores rojo, naranja, amarillo, verde, turquesa, azul y violeta; no sólo representa a la comunidad LGTBI, sino a la mayoría de ciudadanas y ciudadanos que toleran y respetan los derechos de un sector de la población con una orientación sexual distinta a los heterosexuales.

El abogado y regidor Alejandría Castro, se olvida que el Concejo del cual forma parte, ha aprobado una Ordenanza que prohíbe cualquier tipo de discriminación a la comunidad LGTBI, es decir, fundamentalmente promueve el respeto y la tolerancia hacia esta población.

Edgar Alarcóndirector@diarioelpoder.com